9 de diciembre de 2011

Cómo hacer cuando el teléfono móvil o la cámara digital caen al agua

Siempre que un teléfono móvil o cámara digital cae al agua lo primero que se debe hacer es quitar la batería para evitar daños por cortos circuitos entre los sensibles y compactos elementos integrados del dispositivo.



Si un teléfono móvil o cámara digital cae al agua puede seguir trabajando


No hay por qué alarmarse mucho si un teléfono móvil cae al agua, siempre que sea agua dulce o potable, es decir, la que consumimos. El agua potable o dulce es muy mala conductora de la corriente eléctrica y hará poco daño en un circuito siempre que se tomen las medidas que a continuación se describen: 




  • Quitar la batería del teléfono o la cámara digital.
  • Quitar tarjetas SD y baterías internas 
  • Escurrir bien toda el agua que penetró en el teléfono sacudiéndolo hacia abajo.
  • Secar bien con un paño toda el agua y humedad del exterior del teléfono.
  • Con un Spray aplicar alcohol isopropílico a la placa electrónica
  • Con una secadora de pelo comenzar a aplicar calor por la parte trasera del teléfono, por donde se coloca la batería. 

Algunos usan la práctica de colocar el teléfono cubierto completamente de arróz. Parece resolver el problema según opiniones. en lo particular nunca lo he hecho.

 

Quitar la batería o las baterías para dejar sin energía el teléfono o la cámara


Esta es la operación más importante y la que se debe realizar automáticamente, como si se estuviese entrenado para hacerlo, pues será la que podrá salvar el teléfono al evitar que, estando sin energía, sufran roturas los circuitos integrados que componen el dispositivo.

Esto toma mayor importancia cuando el teléfono móvil cae en un inodoro o servicio sanitario con orina ya que esta es rica en sales y por tanto mejor conductora de la corriente eléctrica que el agua potable. 

Si el teléfono cae en el inodoro o servicio sanitario hay que enjuagar con agua destilada


Cuando un dispositivo electrónico como un PDA o teléfono móvil cae en el agua del servicio sanitario, el quitar la batería solamente no salvará al equipo porque las sales procedentes de la orina se depositarán sobre la circuitería haciendo caer en corto todos los pines de los integrados.

Para evitar que las sales se depositen en todo el interior del teléfono hay que, con todas las baterías quitadas y cualquier tarjeta, lavar con abundante agua potable y si es destilada mucho mejor pues se corre el riesgo de que si el agua que viene por las cañerías es muy dura, es decir, con altos contenidos de sales disueltas, entonces el trabajo no se realizará con éxito.

Enjuagar el teléfono con agua corriente y luego con agua destilada en caso de caer este en el inodoro


Luego de enjuagar bien con agua corriente el teléfono o cámara digital para eliminar la contaminación de las sales de la orina, proceder, sin aplicar calor con la secadora de pelo, a un segundo enjuague con agua destilada.

El agua que se escurre de un aire acondicionado puede servir para este propósito así como la de lluvia recogida luego de pasados unos 15 minutos de escurridas las canales de los techos mientras sigue lloviendo.

Solo después de enjuagar bien con agua destilada es que se procederá a aplicar el calor de una secadora de pelo pues si se aplica antes las sales se endurecerán y serán muy difíciles de remover del dispositivo. 


Si el teléfono móvil cae al agua salada las posibilidades de éxito se reducen para salvarlo


Todo lo anterior será válido para cuando el teléfono u otro dispositivo es sumergido en agua salada pero con posibilidades de éxito menores por la gran cantidad de sales disueltas y la muy buena conducción de la energía eléctrica que posee.

Vale más que nunca el quitar la batería rápidamente y enjuagar con abundante agua potable. Se puede colocar el dispositivo debajo del grifo o sumergirlo totalmente mientras se agita. Se procederá con los mismos pasos pero siempre usando el agua destilada o blanda antes de aplicar calor con la secadora de pelo. 

Tener cuidado al aplicar calor con la secadora de pelo al teléfono móvil


Al aplicar calor con el secador de pelo al teléfono o cámara digital hay que proceder con cautela pues un exceso puede dejar inservible el teléfono o dispositivo ya que sus partes plásticas se deformarán así como el display o pantalla sufrirá daños de consideración.

Nunca deje fijo sobre el teléfono el aire caliente la secadora de pelo, hay que estar moviendola siempre para que no se concentre el calor sobre un punto.

No se recomienda dejar el dispositivo al sol pues no hay forma de poder controlar el calor, aunque es un método de urgencia que bien puede servir así como colocar el dispositivo a secar detrás de un refrigerador cercano al evaporador. 

Siempre habrá que llevar el teléfono móvil o la cámara digital a un técnico 


Al final se deberá proceder a llevar el teléfono a un técnico para que, mediante su desarme, pueda ser sometido a un mantenimiento más profundo con la aplicación de productos secantes y repelentes de la humedad para dejar listo el equipo.

Las cámaras digitales al igual que los teléfonos actuales poseen el sistema óptico de lente que deberá ser revisado por un especialista por el grado de complejidad del mismo y que será afectado por la humedad.

Muchos teléfonos y cámaras poseen, además de la batería que todos conocen, otra interna para mantener la memoria trabajando, por lo que si no se procede como se orienta, las baterías internas del teléfono quedarán inservibles haciendo y provocando un funcionamiento errático del teléfono como en este teléfono chino iFoe.

Si se toman esas medidas es muy probable sea salvado el teléfono o cámara digital de la sumersión en agua.


Lo mismo los teléfonos que las cámaras digitales deben ser sometidos al baño en alcohol isopropílico, sus placas electrónicas, pues este es soluble en agua lo cual ayuda a remover restos de la misma al aplicar el calor con la secadora de pelo no obstante el alcohol tener menor punto de evaporación que el agua.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No encontró lo que buscaba: Busque aquí